domingo, 31 de julio de 2016

CAMBRIA HOTEL, primavera eterna en New York.

Entrada con cartel bien vistoso, en un techo pero también en la pared, con
colores contrastantes.
Si estás leyendo este post es porque primero leíste el del destino, NEW YORK.

El hotel CAMBRIA, fue justo lo que precisábamos y una excelente manera de ver New York desde otro lado. 

Estaba ubicado Chelsea, en el flower Market, de la calle 28 entre la Av 7 ma y la Av 6ta. 

En la misma cuadra hay 5 hoteles, casi todos de la misma categoría, 4 estrellas para ejecutivos o viajeros que buscan otra mirada de la Gran Manzana. Algunos de Cadenas conocidas otro independiente como este pequeño hotel de sólo 135 habitaciones.

Camino de flores para llegar a la Sexta Avenida.

En todos mis viajes me había quedado siempre a una o dos cuadras del Central Park y entre las Avenidas 4ta o sea la Madison y la 6ta, o sea la Av de las Américas.

Precisábamos estar lejos de las veredas que tanto habíamos caminado de la mano de mi papá. Nueva York venía cargada con un baúl de recuerdos y cambiar el barrio era cambiar la perspectiva.


Tanta belleza de repente tenía su secreto, entrada al depósito, Adriana observa curiosa.

Camino de flores por la vereda. El scooter y la silla pasa cómodo pero de a uno a la vez.
El CAMBRIA se encuentra a 6 cuadras del Empire State y Macys, muy cerca del Highline park, a 5 cuadras del Flatiron Building y a unas 10 de MAX BRENNER, una chocolatería de las que le hablaré otro día.

El hecho de salir y estar rodeado de flores frescas de todo tipo en medio del invierno en una ciudad que en invierno es fría, gris y que pierde el sol pasadas las 4pm esa explosión de color matutina era una bendición.

Vistoso cartel sobre el techo de la puerta de entrada. Posee lugar para que los taxis puedan parar para cuando llegan pasajeros.


Cartel del hotel nevado, lo primero que vimos el día que amaneció blanca.
El hotel, con menos de dos años de inaugurado era una perla en una ciudad donde cuesta encontrar hotelería en el que la ecuación precio - calidad valgan la pena. 

La cama y almohadas eran sumamente cómodas.  Me hospedé en una habitación accesible muy cómoda y con vista a la calle, MILAGRO!!!

Posee restaurante para desayuno, almuerzo o cena con precios muy acordes con lo que ofrecían en un barrio que sobre todo de noche no cuenta con gran variedad de restaurantes. Lo que creo, aunque no lo revisé personalmente, es que cada uno de esos cinco hoteles tendría un restaurante dentro del hotel.

El restó preparado para el desayuno mientras comíamos algo por la noche tarde.  
Brindaba una sensación de gran amplitud los dos grandes espacios para estar, uno con  TV y sillones, otro sólo sillones alrededor de una mesa ratona en el espacio de la recepción.
Otro gran acierto sobre todo para primavera y verano eran unas mesas en la calle con vista a las flores que te rodean por todos lados. Seguramente sería un espacio apto para fumadores.

Por último una terraza en donde pasaría todas las tardes si fuera en primavera.

Los dos ambientes de estar con diferentes estéticas y colores.


Gran cuadro de flores a la entrada, detrás de él una pequeña tienda de conveniencia, con agua, maníes, papas, y gaseosas, al lado el puesto de recepción con doble altura.
 El proceso de check in fue muy rápido, había gente que hablaba inglés, portugués y castellano. La mejor noticia fue que el scooter ya estaba en el hotel y que nos asignaron la habitación antes del horario reglamentario de entrada.

El puesto de Check in tiene un espacio accesible pero en ese lugar ponen dos grandes termos de té y café para que puedas servirte gratuitamente, asique se descarta el lugar para atender a alguien que llegue en silla de ruedas. 

Las chicas de la recepción, una hablaba portugués!


Vista de la habitación desde la puerta de entrada.
HABITACIÓN

La habitación era cómoda, amplia, con piso de madera flotante, elegantes muebles oscuros, doble cortina y una gran pintura con temática de flores. Simplemente preciosa, todo lo nuevo se siente bien y huele rico.

La cama era enorme, la ventana daba hacia la 28 , el control de temperatura era individual. Poseía también cafetera, microondas, heladera, caja de seguridad, TV de 40 pulgadas y escritorio con silla. 
También poseía sillones muy cómodos y amplios. Espacio de apoyo para la valija y capacidad de maniobrar con el scooter.

Muy buena iluminación con apliques en las paredes que prendían y apagaban individualmente.

Vista del apoya valijas, sillón y mesa de luz.
Otro gran detalle, el teléfono era inalámbrico, lo que permite a alguien de movilidad reducida llevarlo al baño por si le pasa algo y se encuentra solo.

Teléfono inalámbrico, para llevar a cualquier lado.

Qué lindo verla nevada. Ese día las flores adentro y sólo los pinos fuera.


La habitación estaba conectada con la primera puerta que se vé a la izquierda, la segunda es la de entrada, la tercera la del amplio y accesible baño. 


Debajo de la TV una larga superficie, que es en parte mueble para guardar el microondas y el frigobar, y arriba de ambos la bandeja que tiene cafetera que suplen a diario. 


BAÑO

El baño accesible muy bien hecho, bajo las normas americanas, esto quiere decir sin barra rebatible al lado del inodoro junto al espacio de transferencia.
Piso antideslizante en la totalidad del baño, el mismo era un poco áspero. 
Roll in Shower con buen desagüe lo que permitía bañarse sin que se inunde el baño. 

Tenía detalles mejorables, como el espacio de transferencia hacia el inodoro y la altura del mismo. 
Encontré un elemento, el asiento de ducha, de formato irregular y no logré entender cuál era su función.

Asientos de ducha de medida irregular, barras. La que se desprendió fue la que está debajo del duchador y canilla.
En el baño lo más destacable fue una falta grave de seguridad. Un día, al bañarme me tomé de una barra que se desprendió de la pared y terminé en el suelo. No me lastimé porque tuve suerte y porque estoy acostumbrada a caerme y voy acomodando el cuerpo para evitar lastimarme.

Esas cosas pueden pasar por falta de observación en el mantenimiento y falta de capacitación de los empleados de cómo revisar una habitación. 

Pero lo que me pareció más grave fue la falta de atención del hotel hacia el pasajero, con un seguimiento, sea con el llenado de un formulario sobre el incidente, sea con un llamado, o una nota pidiendo disculpas por lo sucedido.
al volver a la habitación estaba solucionado como si nada hubiera pasado.  

GIMNASIO,
Muy lindo, pero esto fue lo más cerca que estuve de él. Había mucho para hacer en New York a pesar del frío.

El personal era todo muy atento, el señor que está en la foto mostrandome la terraza era Ángel, el jefe de seguridad. A él en una charla informa le conté el incidente del baño sin saber quién era. 

Le señalé también algunas fallas en la seguridad y accesibilidad por ejemplo en los baños de las áreas públicas. 

Me confesó que no sabía de accesibilidad y su relación con la seguridad y quedó interesado en el tema. Es la ventaja de hospedarse en un pequeño hotel, pocos empleados que a los pocos días conocen a los pasajeros.

Ángel en la puerta que sepra la barra y bar del espacio de terraza.
La terraza es uno de los lugares más bellos de éste hotel, es pública y cuando el clima invita instalan una barra para quedarse contemplando los edificios cercanos del sur.

Sillones, sillas y mesitas en la terraza.


Vista desde la terraza y en el fondo la imponente torre del One World Trade Center. 


Más vistas desde la terraza.
Definitivamente volvería al Cambria, su ubicación entre las Avenidas sexta y séptima daban un acceso ideal a los buses que son perfectamente accesibles con scooter, andador o silla de rueda. Está muy cerca del subte, pero no todas las estaciones tienen ascensor, igualmente me gusta viajar sobre la tierra y no debajo de ella. No me importan los embotellamientos pues me dejan observar mejor la ciudad.


Emponchada y todo, no quise perderme la vista, volveré con más calorcito!

Si llegaste a este post antes de leer el de New York, no te lo pierdas, te va a completar el panorama.

Debajo del link a New York te dejo otros destinos para que te tientes a viajar! Hasta la próxima!


Otros Destinos





1 comentario:

Adriana dijo...

Como siempre, ameno, interesante y motivador de viajes. Te felicito.