jueves, 21 de abril de 2016

New York Accesible

En El Chelsea Market, un lugar nuevo, lleno de arte, restaurantes,
negocios de cosas lindas,  muy acogedor al lado del High Lane Park, frente a Google, pero principalmente un lugar calentito en una New York don 4 grados bajo cero.






Casos, cosas  y básicos

Éste viaje a New York se sintió como la primera vez por muchas razones. 
Hacía muchos, pero muchos años que no iba, la última vez había subido a las torres gemelas.
Era la primera vez que iba en invierno,  era la primera vez que iba desde el oeste de USA al este. Era la primera vez que no la iba a recorrer caminando, era la primera vez que no iba a estar hospedada al lado del Central Park y era la primera vez que iba a ir sin mi papá.


La gran manzana te recibe en
el aeropuerto JFK.
New York nos recibió llegando al aeropuerto doméstico de LA GUARDIA por la mañana con un día radiante y frío. El taxista que nos tocó en suerte, un primor, se llamaba Bash, un inmigrante de África cercano a los 60 años con una familia constituida. Un hombre con algo de acento, con facilidad para el habla y la risa, cosa rara en un taxista de New York. Hablando con él se escuchaba que tenía un concepto bien claro: la vida se vive de a un día a la vez. Él sólo desea tener el dinero suficiente para sostener a su familia, viajar a europa y áfrica para visitar amigos y familia y disfrutar de su tiempo en la tierra.

El hotel lo elegimos por la combinación de precio, ubicación y accesibilidad. De eso hablaré en otro post, pero el CAMBRIA en la calle 28 nos encantó. Al llegar una sorpresa más tenía mi scooter esperándome en la habitación, listo para salir a la aventura, sobre la que luego también les contaré...


Por la Bicisenda de Broadway, camino a
 Max Brenner, 841 Broadway
Para mí el km 0 en momento de frío! 
Todas mis visitas a New York habían sido en verano u otoño con temperaturas templadas o muy cálidas. Nunca había ido en invierno y nos tocó una semana bastante fría. Cada ciudad se vive de acuerdo a la temperatura con la que te recibe... el frío aquí no fue agradable.

Recorrer una ciudad en silla o en scooter hace que la temperatura sea aún menor a que la de quien vá caminando. La razón es sencilla, el esfuerzo lo hace el scooter, y a uno le queda el vientito en la cara, las manos y todo el cuerpo. También es real que al ir sentado te podés abrigar más sin miedo a que se te caiga la ropa o sea incómodo. 


World Financial Center, copia
idéntica al que había antes del
11 de septiembre. Me dió una
sensación muy difícil de describir.
El mismo día de nuestra llegada descubrimos que estábamos en el distrito de las flores. En medio del invierno crudo al salir todas las mañanas teníamos a nuestros pies, literalmente todo tipo de flores de los más diversos colores así como arbustos y arbolitos. En la misma calle había cuatro hoteles y un quinto que estará listo para el verano.


Al llegar teníamos planes para conocer diferentes lugares, luego el clima reorganizó nuestra agenda. Al tercer día, nos levantamos con otra sorpresa más, New York nevada, tres semanas antes de la primavera la ciudad se vistió de blanco una vez más y nos regaló una tarde con sol y muuucho frío.

Caminamos y rodamos la ciudad mayormente juntas, hicimos y conocimos lugares preciosos a los que nunca habíamos ido. Sólo repetimos un lugar que ya no era el mismo, el World Trade Center, donde estaban las torres gemelas y el World Financial Center, las torres más bajas de alrededor aún más cercanas al río.

En dos ocasiones una por la tarde y otra por la mañana salí sola porque el frío era tan intenso que mamá sentía que no podía disfrutarlo. 


Cruzando la calle 34, la del Empire Estate de Macys hacia el Manhattan Mall
observar que en casi toda la senda peatonal hay CORDÓN y no rampa.
Encontrar las rampas en Manhattan es una aventura y cambia de barrio en barrio, parece una ciudad sin orden urbano al menos en ese concepto.
En ambas ocasiones aproveché estar sola  para sacar fotos sobre detalles de urbanismo y para convencerme de algo, LA ÚNICA MANERA DE CONOCER NEW YORK SI TENÉS MOVILIDAD REDUCIDA ES ARRIBA DE UN SCOOTER. 


Claro que conozco muchísima gente que camina con dificultad que JAMÁS SUBIRÍA A UN SCOOTER, y que se caminó todo New York, sólo digo que hacerlo en un scooter es cómodo y sobre todo POSIBLE. Todos los colectivos son accesibles, sean que tienen piso bajo o escalones. Gran parte de la red de subtes también es accesible. 


En el bus sobre mi scooter en
espacio reservado
Usé únicamente colectivos porque me permiten ver la ciudad y la red es muy buena. No suele haber mucha gente en los colectivos, parece que el gran volumen de gente se maneja en subte. Por esa razón si te vas a mover así te aconsejaría que planees tus rutas por adelantado pues en los hoteles los empleados no suelen saber porque no usan buses.  Por suerte en el hotel que estábamos todos en la recepción eran muy amables y lo que no sabían se lo preguntaban al tío Google y en dos minutos te imprimían una ruta. 

Si bien ví taxis accesibles, el precio de los taxis en New York sumado al hecho de tener que llamar y esperarlos es sumamente tedioso. 

Los buses vienen bastante seguido, son accesibles y tienen calefacción. Yo no abonaba y mi mamá pagaba con una METROCARD, que es como la SUBE de ellos. Como la ciudad es tan geomética en general los buses van de norte a sur y de este a oeste, si en tu recorrido tenés que hacer una L, te subís y pedís un TRANSFER TICKET, que es lo que te permite subirte alotro bus sin volver a pagar la tarifa. 


Dato: nunca hay mucha gente en los buses y son
todos absolutamente accesibles!!!
Es gratuito y siempre lo fue, tiene una tolerancia de dos horas, o sea que podés bajar, ir al baño, tomarte un café caminar un poquito y luego tomarte el otro bus cuyo recorrido tiene que ser perpendicular al que acabás de usar.

Al estar hospedada en la calle 28 west entre la avenida 6ta y 7ma anduve por lugares en los que en viajes anteriores miraba desde el afamado bus rojo. 
Para que se ubiquen tenía el High Park, Empire State, la Biblioteca, Union Square y Broadway muy cercano, muchas veces en mi paso de ida o vuelta a algún lugar. La zona parece asediada por las obras, por lo cual andar por las veredas era una verdadera aventura. Igualmente cada obra genera un paso peatonal ACCESIBLE, porque sino le ponen una multa más cara que el metro cuadrado que construyen. 


Radio City Music Hall al lado del
Rockefeller Center.
El Central Park, la 5ta Avenida en todo su esplendor así como el World Trade Center, la estatua de la libertad y el Puente de Brooklyn eran lugares lejanos a los que fuimos siempre en BUS.

Otra razón por la cual ví a la ciudad tan diferente es porque mutó como todas las grandes ciudades a un proceso de PEATONALIZACIÓN, aún incompleto pero en contínuo desarrollo. 

Tuve sentimientos muy dispares y encontrados, por un lado me gustó  como siempre, por otro lado la ví un poco apagada, ocupada y en pleno crecimiento. Me pareció que cada uno caminaba ensimismado en su historia o apurado. El tema es que llegar a NewYork desde Las Vegas, es como caer muy pronto en la realidad de que ésta es primero una ciudad de TRABAJO, luego una ciudad TURÍSTICA, y por último LA CIUDAD DE LOS SUEÑOS DE MUCHOS.


En Greeley Square Park, calle 32 y 33 entre
Avenida 6ta y Broadway.
Me fui muy convencida de algo, y eso es que mi próxima visita será inexorablemente en otoño, o primavera. 

Había sentido el calor aplastante de New York en agosto y en esta ocasión sentí el frío congelante, que como único premio tuvo verla nevada por un rato. 

Volveré, porque siempre se vuelve a esta bella, gigante e inabarcable ciudad. 


Andando en scooter por la bicisenda
con taxi de fondo y todo
Conocimos lugares hermosos, gente muy especial, así por la calle... De esa gente que parece que alguien te pone en el camino por algo... 

Sólo para nombrar algunos, el taxista, el curador de arte que nos contó que Buenos Aires era una de sus ciudades preferidas, y luego de sopetón nos regló su Metrocard para disfrutar de SU ciudad. Un empleado de Amy's Bread en Chealsea Market, con quien tuvimos una de esas charlas de la vida, que hacen que tu día valga la pena y cada uno de los amables empleados del hotel Cambria, dos nombres que son los que más recuerdo, Héctor el ingeniero y Ángel el encargado de seguridad. Como verán este viaje tuvo momentos, gente y nombres muy especiales...

New York esperame con los brotes de primavera y tus tulipanes o tus hojas multicolor en el Central Park, volveré y le sacaré chispas a las ruedas del Scooter!!!

Si querés saber dónde me hospedé, no te pierdas éste post sobre el 
CAMBRIA HOTEL, PRIMAVERA ETERNA EN NEW YORK

Tampoco te quedes con las ganas de leer para explorar otros destinos:






5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Nelida, te comento que estoy por dar un taller de turismo inclusivo, y me gustaría saber si vos me podes recomendar material bibliográfico, documentos, etc., sobre el tema. Desde ya muchas gracias.

Lucas dijo...

Hola Nelida,
Hace 2 años estuvimos en NYC cuando mi mujer habia quedado en silla de rueda hacia poco tiempo. Anduvimos con una silla manual bastante liviana, asi que yo la llevaba. A comparacion de BA las veredas y las rampas son la gloria! Todas las veredas tienen la misma superficie, y sin baldosas lo que hace la vida muchisimas mas facil y confortable tanto para el que va sentado como para el que transporta.
Rampas creo no haber visto en una sola esquina en toda la ciudad...y eso que anduvimos por todos lados. Idem con los negocios, muy poco realmente no cuentan con ingreso a nivel o con rampa adicional.

Al igual q vos mencionas, nos manejamos casi exclusivamente en BUS, que son lo mejor para alguien en silla de ruedas. Todos tienen una rampa automatica q activa el colectivero, quien nos ayudaba a ubicarnos, anclaba la silla al Bus y luego nos preguntaba hasta q parada ibamos y al llegar a la parada, nos avisaba y nos ayudaba a bajar. Una maravilla el sistema. Los colectiveros esta obligados por ley a todo este proceso, pero lo hacen con una amabilidad y una paciencia increible; al igual que los pasajeros, los neoyorquinos tienen fama de impacientes y egoistas, pero nuestra experiencia nos demostro todo lo contrario. Cuando viajabamos la mayoria de las veces el colectivero tampoco me cobraba el pasaje a mi :)

Por otro lado, tomamos 2 veces taxi accessible. Una cuando llegamos al aeropuerto. Ya habiamos averiguado con anterioridad como era, y simplemente nos acercamos al puesto de taxi ubicado apenas uno sale de la puerta del aeropuerto, le indicamos q querìamos un van accesible y en menos de 10 minutos ya llego la minivan. Son las VAN tipo la Toyota Sienna, donde se ingresa con rampa manual por el baul y ahi se ancla la silla. yo iba en al asiento trasero. El viaje a mi mujer no le resulto del todo comodo ahi detras ya que es un poco ruidoso y se sentia mas el movimiento del auto. No fue terrible, pero tampoco muy gratificante, mucho mejor el bus! Encima la segunda vez q lo tomamos, una noche que ya estabamos cansados, al llegar al hotel al taxista se le trabo la rampa y no la podia bajar. Estuvimos 30 minutos hasta que con ayuda la bajaron por la puerta del costado de la MiniVan. Ahi dimos nunca mas y la vuelta al aeropuerto la hicimos en taxi comun.
Muy interesante todo lo que contas. Espero que nuestra experiencia sume mas info a cualquier interesado!
Saludos
Lucas

Nélida Barbeito dijo...

Lucas, gracias por tomarse el tiempo de escribir todo lo que vivió. Siempre sirve. Al Menos por los lugares que estuve había rampas en las esquinas, en casi todas, pero le faltan como señalo, planeamiento, es como si fueran hechas de acuerdo al barrio o a la gente que lo transita. Creo que podrían hacerlo mucho mejor. Los lugares que se están haciendo nuevos se ven bien, ordenados y bien hechos, pero por ejemplo las calles en la zona del Chelsea Market que es un lugar muy de moda están bastante dejadas y se mezcla bastante el empedrado y el asfalto. Por otro lado el chelsea Market que ha sido un lugar recuperado es EN SU RECORRIDO 100% ACCESIBLE y los locales en un 95%. Gracias de nuevo por sus palabras. Lo espero por otros post por ejemplo el de Barcelona que de seguro va a disfrutar pues es de Urbanismo. http://nelidabarbeito.blogspot.com.ar/2016/04/barcelona-accesibilidad-en-urbanismo.html
Saludos,
Nélida

Mauricio Kitaigorodzki dijo...

Neli, que hermoso tener tus noticias y de este modo! Por favor no dejes de enviarme tus noticias y recuerdos de viaje. Mi recuerdo de las torres gemelas es distinto al tuyo, porque yo soy mas viejo. Subí a ellas a poco de haberlas habilitado en 1975 y en mis viajes posteriores (el último en 1984) no volví, quien iba a imaginar que desaparecerían!! Hace mucho que ya no viajamos a ninguna parte, ni a Buenos Aires (siempre recordamos el upgrade a un super-depto. que nos conseguiste en el Cristoforo Colombo din modificar la tarifa, especialmente en 2010 cuando tuvimos que estar casi un mes en un depto. simple, pero siempre nos atendieron muy, muy bien). Gracias por no olvidarnos. Mauricio Kitaigorodzki

Nélida Barbeito dijo...

Mauricio, qué lindo siempre saber de vos, porfa mandame por mensaje de facebook tus teléfonos así te llamo, veo que no usás mucho las redes. Los recuerdos de cada uno son particulares. Adrián no me va a perdonar nunca no ir en el 2000, él sólo quería visitar las torres y yo le dije: para qué vamos a ir ahora si siempre estarán allí! El 11 de septiembre del año siguiente, me llamó para decirme de todo, desde allí nunca más quiso ir. Yo no quise subir a la torre ni tampoco ir al museo y la fuente me dió una sensación de tristeza y vacío que pocas veces experimenté.
Siempre que escribo publico en facebook pero si me pasás tu mail te lo puedo enviar para que lo leas! Nos alegra inmensamente saber de vos saludos de Adri y míos para los dos.