sábado, 5 de noviembre de 2011

FIT 2011 Mal momento con un perro guía

Complicada estuvo mi primera visita a FIT 2011, la Feria Internacional del Turismo que se llevó a cabo del 30 de octubre al 2 de Noviembre en el el predio La Rural en el que se presenta toda la oferta de Argentina hacia el mundo y lo que el mundo tiene para ofrecer turísticamente para Argentina.

Asistí a una charla sobre Turismo Accesible de la Defensoría del Turista, como siempre pedí una silla de ruedas, cual no fue mi sorpresa al constatar que luego de nueve años de sillas de una calidad paupérrima las mismas habían sido cambiadas por unas muy buenas y que rodaban muy bien para comodidad de quien se sienta en ella así como también quien eventualmente la hace rodar llevando a otro. Como la charla era sobre turismo accesible y para darle mayor diversidad en cuanto a las personas que tenemos derecho a disfrutar del turismo asistí con un matrimonio amigo, Luis, Concepción que es ciega y Nidia su perra guía, la guapa que se aprecia en el retrato solita.

Ni bien estacionamos el auto, el sr de seguridad del estacionamiento se acercó y dijo: entran con el perro? Sin dar mayor importancia al comentario contestamos: sí por supuesto y seguimos caminando. Al momento de entrar los tres guardias se preguntaban entre sí pero nunca directamente a ninguno de los cuatro, el perro pasa? Ya un poco más molestos al pasar contestamos: sí pasa, como la ley lo indica. Ya dentro del salón internacional ibamos a buen paso con la silla y el perro en una muestra elocuente de turismo accesible, cuando nos dimos cuenta de que no nos acompañaban nuestros amigos. Al darnos vuelta vimos que hablaban con un señor, en instantes Luis se acercó y nos empezó a decir que que le estaban diciendo (a él que veía, nunca a Concepción que era la persona ciega) que el perro no podía circular por la feria, o más bien que podría si tuviera bozal. Le explicamos de manera amable que la ley 2510 de la Ciudad de Buenos Aires regulaba el acceso de perros guía a lugares como la Feria, ya más molesto el hombre, volvió a repetir cual grabación de callcenter, luego de leer la ley, que él cumplía órdenes, pues como director de Ferias Argentinas SA había firmado un contrato con LA RURAL, y que LA GENTE DE LA RURAL, le había dicho que viniera a pedir el bozal, completó su papel de víctima esbozando una típica frase de discriminación positiva: YO TAMBIÉN TENGO UN PERRO... cosa que no estaba en discusión, puesto que el señor tiene una mascota y este es un perro de asistencia. Por suerte no completó el párrafo diciendo que tenía un amigo en silla de ruedas en alusión a mi! Como los cuatro hablábamos animosamente sobre la ley y sus derechos dió un paso hacia atrás y nos llamó a silencio, y luego espetó: por favor no sean agresivos! Nos miramos todos y casi alunísono le contestamos, no es agresión, es la ley, léala!!!

Vale recordarle al lector tal vez sin conocimiento específico que una persona ciega lleva bastón o un perro pero no los dos elementos de ayuda técnica!!! No es que si a alguien no se le antoja dejar entrar al perro, lo deja estacionado, saca el baston, lo arma y sale caminando. Una imagen similar sería preguntarse, usted entra sin sus OJOS a algún lugar? No,entro con mis ojos contesta el común de la gente, a lo que Concepción suele contestar pues Nidia (su perra guía ovejero alemán) es mis ojos.

Volviendo al triste incidente, el director de Ferias Argentinas SA se retiró con una copia de la ley que le obsequiamos a preguntarle a un señor desconocido, llamemosle Juan La Rural si era tan así lo que exigían. Como era de esperarse a los cinco minutos llamó para disculparse por los desagradables e incómodos 10 minutos que nos había hecho pasar gracias a su ignorancia sobre el tema.

Me pregunto era necesario hacerle pasar un momento tan incómodo a costas de no saber lo que reclamaba? Puede el director de una empresa que se enorgullece de organizar las dos ferias más importantes del Turismo y la Hotelería darse el lujo de ignorar una ley que ampara a personas con discapacidad visual o cognitiva sobre los perros de asistencia? Es el procedimiento típico de un servicio relacionado con la calidad y la mejora contínua no especificar quien ni cómo le solicitó una acción pero así y todo querer hacerla cumplir escudándose en que como rentó el lugar cumple órdenes de alguien que se encuentra tras un gran escritorio y que no se deja ver?




Por suerte luego de ese momento Nidia fue bien recibida en todos los stands que visitó. Incluso en todos los casos le hablaron a su dueña y no al marido. Otro tema que sucede muy a menudo es que quien tiene que comunicarle algo a alguien con discapacidad lo hace mediante interpósita persona. La persona que no camina bien, generalmente escucha y vé bien y quien no vé generalmente escucha, asique atrévase háblele a un discapacitado, que entiende y sobre todo LA DISCAPACIDAD NO SE LE CONTAGIARÁ A USTED!!!

Luego de tan dificultosa primera jornada volví pero esta vez sin perro, pero segundas partes en una próxima entrega!!!